jueves, 13 de agosto de 2009

Aún hay tiempo...

El Antártico ya no tiene capacidad para absorber dióxido de carbono. Pierde la batalla contra el cambio climático y esta condición empeora el efecto invernadero.
Todos sabemos que el Antártico corresponde al polo sur del mundo y que es el responsable de recibir hasta el 15% de las emisiones de dióxido de carbono del mundo, lo que lo convierte en el mayor receptor de gases tóxicos del planeta, que se depositan en el fondo de sus aguas. O sea, que este océano es un importante regulador climático.
Sin embargo, desde 1981 y debido a los fuertes vientos en la zona, causados por el notable aumento de las temperaturas, el Océano Antártico ha dejado de absorber en gran medida el dióxido de carbono producido por la movilización industrial del mundo, cuyas emisiones han aumentado 40% en los últimos 10 años y ha comenzado a devolverlo a la atmósfera.
Esto tiene un terrible efecto en la lucha contra el cambio climático y sus consecuencias comienzan a sentirse. Los mares y océanos han comenzado a saturarse. Esto es grave. El progresivo calentamiento del Océano Antártico podría traer como resultado la desaparición del hielo flotante que no sólo afectará el nivel de los mares sino que también contribuirá a la desaparición, a la extinción de las especies animales que aún quedan sobre este pedazo helado del planeta. Nadie esperaba que esto ocurriera con tal rapidez. En vez de derretirse de manera gradual como un cubo de hielo en un día caluroso, el hielo disminuye de manera vertiginosa. Las emisiones de gases de los automóviles y de la industria, calientan el clima. La mayoría de los glaciares alpinos podría desaparecer para finales de siglo. Los pequeños glaciares que salpican los Andes y el Himalaya, un poco más. El destino de muchos glaciares alpinos parece irreversible. Países como Bolivia, perú e India, dependientes del aguanieve de los glaciares para la irrigación de sus campos, la bebida y la producción de energía, podrían quedar desamparados.
Si se derrite el hielo de Groenlandia y la Antártida, mares crecientes podrían inundar cientos de miles de kilómetros cuadrados -gran parte de La Florida y los países bajos- Esto obligaría a millones de seres humanos a dejar sus hogares. Porque el clima del planeta, casi ha llegado al grado de temperatura en que puede darse un gran aumento en el nivel de los mares, pero aún tenemos tiempo de detener el cambio climático si reducimos de manera drástica el consumo de gasolina, petróleo y carbón, causantes del calentamiento.
Son noticias tristes. Pero aún podemos hacer algo. Y reconocerlo ahora, merece una sonrisa.


(Datos tomados
de Ultimas Noticias, mayo 2008)

1 comentario:

Bluette dijo...

Completamente de acuerdo!
Creo que todo esto se produce por la inconsciencia de la humanidad y el egoismo. Estoy segura que podríamos detenerlo, si la gente de verdad se diera cuenta de que está asesinando nuestro único hogar.